Lograr un buen sueño y profundo


Los científicos, como muchos expertos en la materia, resaltan lo esencial de un buen, largo y profundo sueño para mantener buena salud.

Los trastornos del sueño afectan al 45% de la población. Debido a esto, todos los años la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (Word Association of Sleep Medicine - WASM) celebra el Día Mundial del Sueño. Este año, es el viernes 16 de marzo, bajo el lema "dormí bien, conservá tu ritmo para disfrutar la vida".

El sueño es un estado fisiológico, una función vital imprescindible para la cual el ser humano dedica un tercio de su vida. El sueño tiene funciones específicas indispensables para el buen funcionamiento del organismo. Regula la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la liberación de hormona de crecimiento (indispensable en los niños), el flujo sanguíneo cerebral. Tiene una función restauradora, de regeneración celular y de disminución de la respuesta al estrés. El sueño participa en los procesos de atención, memoria y consolidación del aprendizaje.

Cualquier trastorno que afecte al sueño traerá como consecuencia menor regeneración de los tejidos, somnolencia, disminución de los reflejos (mayor cantidad de accidentes de tránsito), fatiga, déficit cognitivo, menor capacidad de juicio y toma de decisiones, dificultad en las relaciones sociales, trastornos psiquiátricos (irritabilidad, trastornos en el humor) y disfunciones sexuales, entre otras. En los niños, genera retraso del crecimiento, alteración del comportamiento (contrariamente a lo que pasa en el adulto, que provoca mayor letargo y cansancio, los niños tienen hiperactividad), trastornos en el déficit de atención y, por ende, en el aprendizaje.

El neurocientífico británico Matthew Walker, que dirige un laboratorio del sueño en la Universidad de California, en Berkeley, señala que el mundo desarrollado asocia el dormir largas horas (entre 8 y 9) con debilidad y vergüenza.Es todo lo contrario, asegura. La falta de sueño es responsable de enfermedades, accidentes, problemas mentales y fatiga que afectan nuestras familias, comunidades y empresas.


El profesor Matthew compartió unas claves para poder alcanzar un buen y profundo sueño, asegurando que él mismo practica lo que predica al priorizar su propio sueño.


1. Horario regular

Despiértate a la misma hora y vete a dormir a la misma hora.No duermas hasta tarde los fines de semana. Ese es uno de los problemas, causa estragos en tus ritmos biológicos.Es lo que esencialmente llamamos "jet lag social". Arrastras tu reloj biológico varias horas hacia adelanta para que, cuando llegue el domingo por la noche, lo estás tratando de atrasarlo.

Es verdad que uno debe tratar de recuperar el sueño perdido pero hay que hacerlo de una manera consistente."Desafortunadamente , el cerebro no tiene la capacidad de recuperar todo el sueño que se ha perdido", advierte el profesor Walker.

2. Baja temperatura

Es aconsejable tratar de mantener una temperatura fresca en el dormitorio, entre 18 y 18,5 grados C.

Eso es más frío de lo que la gente piensa. La razón es que tu cuerpo y cerebro deben reducir la temperatura media aproximadamente un grado centígrado.

3. Dormir en la oscuridad

Esto se ha vuelto un problema en el mundo moderno.Primero que todo "hemos electrificado la noche", sostiene Matthew Walker. Para contrarrestar el "profundo deterioro al sueño" que causa la luz, se deben colgar cortinas gruesa o bloqueadoras de la iluminación callejera.Dentro de la misma habitación no debe haber dispositivos electrónicos con lucecitas en modo de espera. Tampoco relojes eléctricos o electrónicos con los tableros encendidos.En preparación para el sueño, antes de irte a la cama empieza a atenuar la luz."No es necesario tener todas las luces de la casa iluminando al máximo", expresa el neurocientífico.

4. No quedarse en cama despierto

Este es uno de los errores que mucha gente que tiene problemas con el sueño comete, especialmente los que sufren de insomnio. Permanecen en cama durante mucho tiempo cuando despiertan."Si has estado despierto, sin poder dormir, por 15 o 20 minutos, levántate", afirma. "Vete a otra habitación, mantén las luces atenuadas, lee un libro". Esto no es siempre fácil, pues en la cama se está cómodo y calentito. Pero lo que sugiere es arroparse con una bata o cobija. Lo importante es no encender la computadora ni empezar a revisar el correo electrónico o los mensajes. Tampoco comer, porque eso genera el mal hábito de tomar alimentación durante la noche. Sólo cuando te sientas cansado y soñoliento otra vez, regresa a la cama.

5. Limitar el alcohol y la cafeína

Trata de abstenerte de beber alcohol en la noche y deja de ingerir cafeína después del mediodía.Se reconoce que eso puede ir en detrimento de tu vida social. Lo primero implica reducir las reuniones en un bar o una cena con un buen vino.En cuanto a lo segundo, muchas personas acostumbran a tomar el té en la tarde o conversa alrededor de un café.Algunas personas aseguran que pueden dormir muy bien aún si se toman un café después de cenar.Pero el profesor también advierte que, aunque seas una de esas personas, "sabemos que la cafeína permanece en el sistema durante varias horas, entre cinco y seis"."Aunque puedas conciliar el sueño, ese sueño no será tan profundo cuando hay cafeína circulando por el cerebro".




Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square