Vivir en pareja reduce el riesgo de demencia